Article  | 

¿Asana, Trello, Slack? La guía definitiva para ser más productivo en el trabajo

SHARE

Todos sabemos que las herramientas de productividad ayudan a maximizar el tiempo y lograr más. Pero, ¿cuáles deberías usar entre la infinidad de herramientas disponibles en el mercado? Aquí te ofrecemos una lista de algunas de las principales soluciones de software de productividad.

 

Asana es un software de gestión de proyectos que funciona como un centro de comunicación básico. Es muy flexible, ya que deja que el usuario defina los planes y esquemas. Tiene muchas funciones de gestión de proyectos, y las nuevas tareas son fáciles de añadir. Además, la interfaz inteligente permite una experiencia de usuario extraordinaria. Una vez superada su pronunciada curva de aprendizaje, Asana se convierte en la herramienta ideal para los gestores de proyectos que necesitan tener una visión global de las cosas.

 

Mediante pizarras, listas y tarjetas, Trello permite trabajar de forma más colaborativa en la organización de proyectos. Entre sus puntos fuertes se encuentran la sencillez del diseño y la potente progresión visual, así como el no tener límites para las personas invitadas a participar. Aunque su enorme flexibilidad exige un alto grado de organización, se puede utilizar para obtener un mejor control sobre el estado de cada elemento. En resumen, recomendamos Trello para directores de proyectos que dirijan a varios miembros de su equipo y proveedores dentro de proyectos de tamaño medio.

 

Slack ayuda a reducir el tráfico de emails y a conectar a los equipos, al tiempo que mantiene un repositorio de mensajes en el que todo se guarda, se indexa y se pueden realizar búsquedas. Mientras se mantengan bajo control sus numerosos pitidos, zumbidos y destellos para evitar distracciones, es una gran herramienta para reunir a los equipos a distancia, gestionando llamadas rápidas e interrupciones. En resumidas cuentas, Slack es el complemento perfecto para Asana y para Trello.

 

Existe una gran cantidad de herramientas para mejorar la productividad y ayudar al desarrollo de tu carrera. Lo importante es seguir una metodología que se adapte a tus necesidades y realizar un trabajo riguroso.