Article  | 

Cómo averiguar en qué eres bueno (no solo qué te apasiona)

SHARE

Hacer lo que nos apasiona es una aspiración universal. El único problema es que a veces lo que más amamos no es lo que mejor hacemos. Esto no quiere decir, sin embargo, que tu sueño esté acabado. Lo único que necesitas es descubrir cómo hacerlo posible utilizando las habilidades que posees. Imagínate que siempre has querido ser arquitecto: puedes ampliar tus opciones si también te planteas el diseño digital en 3D. Por supuesto, tu sueño se habrá modificado, pero, a fin de cuentas, seguirás haciendo lo que te apasiona.

 

Afortunadamente, el entorno digital de hoy en día te ofrece la oportunidad de explorar el camino que más te conviene. Para labrarlo tienes que analizar lo que te ha producido alegría y satisfacción en el pasado. Sigue las señales del camino para descubrir lo que tienes que hacer. Estas cuatro preguntas podrían ser útiles.

 

¿Qué habilidades te han ayudado a prosperar?

 

Piensa en las situaciones que te plantearon un reto y en cómo las resolviste. ¿Tienen algún hilo en común? Si la respuesta es sí, significa que es algo que se te da bien hacer. Trata de averiguar para qué campo o puesto son más adecuadas esas habilidades.

 

¿Qué te hace sentir fuerte?

 

«Toma nota de los momentos en que te sientas animado, lleno de curiosidad y triunfador. Estos momentos son pistas sobre cuáles son tus puntos fuertes», sostiene Marcus Buckingham, autor de Ahora, descubra sus fortalezas. Piensa también en las situaciones en las que te sientes agobiado y en lo que haces para mantener el control. Eso es lo que te hace sentir fuerte.

 

¿En qué destacabas de niño?

 

Cuando somos niños, hacemos lo que nos gusta hacer, por raro que les parezca a los demás. Al recordar nuestros pasatiempos de la infancia, es probable que descubramos un talento innato.

 

¿Qué elogios tiendes a ignorar?

 

Con demasiada frecuencia, pasamos por alto nuestros propios puntos fuertes. El hecho de que algo nos resulte fácil o que parezca obvio, no significa que no sea valioso para alguien más. Estate atento a los cumplidos que habitualmente rechazas, descubrirás así habilidades en cosas que para ti son totalmente naturales.

 

Tu pasión hunde sus raíces en lo que eres y en lo que puedes ofrecer al mundo. Tu trabajo consiste en cómo expresar esa pasión a diario. Tu pasión puede que siga siendo la misma; tu trabajo, en cambio, puede cambiar.