interview  | 

Las aulas del mañana se construyen en las “nubes”

Ironhack reinventa su plan de estudios en la nueva realidad, con una formación cercana, 100% online y basada en entornos Cloud, que recupera la confianza de los alumnos.

Tags: 'Cloud' 'Profesiones digitales' 'Trabaja en Barcelona'

SHARE

Entrevistamos a Adrià Baqués, General Manager de la escuela de formación tecnológica IronHack, en la sede de Barcelona. Es responsable de las operaciones que ocurren dentro del campus de la ciudad condal y del flujo de comunicación entre estudiantes y equipo docente. Además, colabora con otros centros de Ironhack en la gestión de las clases prácticas y contenido online que recientemente están extendiendo a todos sus centros.

La Covid-19 replantea los pilares de la educación tradicional en todos los niveles. ¿Cómo ha sido el proceso de adaptaros a la nueva realidad? ¿En qué aspectos os ha ayudado vuestro ADN digital?

Aunque disponíamos de modalidades de enseñanza virtual, en IronHack éramos muy bien valorados por ofrecer una escuela 100% presencial de alta calidad. Ciertamente, cuando estalló la pandemia, tuvimos que ser ágiles y reconducir nuestros servicios, sin perder la calidad y la confianza, hacia un modelo en remoto.

Antes, nuestras clases eran siempre en vivo, con un profesor 24h; actualmente, esta manera de enseñar no cambia en ningún momento, es decir, aún estando en remoto, contamos con el profesor dando clases ininterrumpidamente, gracias al formato de aula virtual. El proceso es sencillo: grabamos la lección y la compartimos en el entorno Cloud de nuestros servidores. Así, los alumnos pueden acceder al contenido cuando deseen.

Por otro lado, una ventaja frente al modelo de educación tradicional de otras escuelas es este “ADN digital” con el que ya contábamos desde el principio. Nuestros docentes proceden del ámbito digital y tecnológico, por lo que han tenido menores complicaciones y una actitud más positiva a la hora de incluir herramientas virtuales en sus clases.

 

 

En este sentido, el entorno Cloud es una herramienta indispensable para vuestro negocio. ¿Cómo os ha ayudado esta herramienta digital a escalar rápidamente y a extender vuestros servicios a nuevos alumnos?

El entorno Cloud almacena gran cantidad de contenidos, agiliza su consumo y da total libertad de acceso en tiempo real

Nuestro éxito radica, de hecho, en una estructura que se sustenta en el Cloud. Sin su potencial, la adaptación hubiese sido lenta, costosa y, muy posiblemente, muy complicada en servidores tradicionales, por la enorme cantidad de datos pesados que tenemos que almacenar. El Cloud guarda con eficiencia los centenares de horas de clases que producimos, de todas las materias del plan de estudios y de los profesores de todos nuestros centros, y nos permite recuperarlos y compartirlos ágilmente en tiempo real.

Cuéntanos más en detalle el proceso de adaptación a la educación 100% online, especialmente el feedback de aquellos estudiantes más acostumbrados a la enseñanza presencial.

Nuestro objetivo básico era conseguir replicar lo que el estudiante vivía dentro de un aula presencial en un entorno digital, y lo hemos conseguido: los grupos de trabajo han migrado a salas de estudio grupal virtuales, donde pueden trabajar en común; herramientas físicas de aprendizaje del día a día, como son los socorridos post-its de papel, los hemos sustituido por aplicaciones digitales que simulan su practicidad; y la asistencia del profesor, que antes acudía al ordenador, junto al alumno, para ayudarle a programar código u otras tareas muy tangibles, la mantenemos, pero estableciendo conexiones de asistencia en remoto. De esta manera, los docentes pueden acceder al ordenador del alumno en vivo y en directo y guiarle en pantalla.

Sin embargo, la acogida inicial entre el alumnado fue muy reticente. Obviamente, se habían matriculado para recibir formación presencial, y las materias que estudian tienen un fuerte componente práctico en las aulas físicas. El confinamiento les obligó a quedarse en casa, y no todos disponían de un ambiente de estudio acogedor: mala conexión a internet, ruido en casa, escasa concentración, etc. Para paliar estos efectos externos que no podíamos controlar, introducimos ciertos cambios en nuestra metodología; por ejemplo, las clases en directo las adaptamos a sesiones más cortas, con intervalos de descanso y mayor soporte por parte del profesorado. Poco a poco, hemos conseguido recuperar la confianza de los estudiantes.

¿Qué oportunidades de negocio habéis generado gracias a trabajar en un entorno Cloud?

El entorno Cloud ha permitido almacenar una gran cantidad de datos

Antes de las exigencias de la Covid-19, gran parte del alumnado que acogía nuestra enseñanza presencial residían cerca de los campus o podían permitirse viajar. Mediante la evolución al plan de estudios virtual, y la libertad de acceso al material didáctico que nos brinda el entorno Cloud, hemos sido capaces de captar a más usuarios no solo a nivel local o nacional, sino especialmente internacional, gracias a que servimos a diferentes zonas horarias y en diferentes idiomas.

¿Cuál es el mayor reto que habéis tenido que superar en esta remodelación de producto que, al mismo tiempo, es la esencia de vuestro negocio?

El principal desafío ha sido emocional, de confianza. Somos un centro de educación intensiva, antes los alumnos pasaban muchas horas juntos en las instalaciones, conviviendo con compañeros y profesores. Qué ocurriría con este vínculo humano en un contexto de distanciamiento social era la primera duda que se nos puso sobre la mesa. Tuvimos que hacer mucho hincapié en convencer al estudiante que mediante una educación remota, el trato y la asistencia docente iban a ser iguales que en las clase cara a cara. Básicamente, que su rendimiento académico no saldría perjudicado.

¿Cómo ves el futuro de la formación? ¿El modelo 100% online ha llegado para sustituir a la formación tradicional? ¿O la educación será híbrida?

Pronosticar algo tan trascendental en nuestra sociedad no es algo sencillo, pues intervienen muchos factores culturales, socioeconómicos y tecnológicos que no podemos controlar desde los centros docentes. En mi opinión, pienso que convivirán ambas.

La educación remota cogerá mucho peso, igual que está pasando con el teletrabajo. Muchos usuarios han visto en estos meses que el rendimiento es el mismo, o incluso a veces mejor, gracias a la flexibilidad de contar con el contenido didáctico en soportes Cloud. Esto no quiere decir que la formación presencial vaya a desaparecer; sigue siendo un servicio que un segmento considerable de usuarios, por su situación personal, seguirán demandando en la medida de lo posible.

¿Qué le recomendarías a alguien que está pensando en especializarse en Cloud?

Los entornos Cloud, en el futuro y en el presente, están convirtiéndose en negocios estratégicos para muchos sectores. El porqué está claro: su capacidad de respuesta, el “ahora lo quiero, ahora no lo quiero” que otorga a los usuarios, y la optimización de costes y agilidad de respuesta con la que dota a las empresas.

Hace años, menos de los que imaginamos, nuestra sociedad no generaba el increíble volumen de datos que maneja ahora. Las compañías actuales son capaces de recolectar más datos para ofrecer mejores servicios y, obviamente, deben poder contar no solo con las herramientas digitales más potentes, como el Cloud, sino también con profesionales digitales con talento elevado y visión de futuro que sepan exprimir al máximo sus posibilidades. Trabajar y pensar como en el pasado ya no es asumible, ni por tiempos ni por costes.