interview  | 

Web development como herramienta clave de la automatización de procesos

Las herramientas de Backend permiten a SEAT liderar uno de los proyectos de Supply Chain más eficientes del sector automovilístico

Tags: 'Profesiones digitales' 'Trabaja en Barcelona' 'Web Development'

SHARE

Hablamos con Mavi Jiménez, Backend developer y Team Lead en el equipo de Supply Chain de SEAT. SEAT es una firma pionera y consolidada que se reinventa continuamente para ganar competitividad. Por ello, creó SEAT:CODE, su nuevo centro de desarrollo de software en Barcelona. En sus laboratorios se perfilan, entre otros proyectos digitales, procesos que mejoren la eficiencia de las tareas de almacenaje y transporte de los productos de la compañía.

En la siguiente entrevista Mavi nos explica uno de ellos, en el que trabaja actualmente.

Actualmente se habla mucho del Backend. ¿Cómo le explicarías a alguien ajeno en qué consiste trabajar como desarrollador Backend? ¿Cuál es tu día a día en esta área digital?

El desarrollador Backend trabaja tras el telón de una aplicación digital: cuida del funcionamiento sin que notes ninguna diferencia.

El backend es la parte del desarrollo de cualquier aplicación, web, mobile, etc, que se encarga de que toda la lógica del sistema funcione de manera coordinada. Abarca el trabajo sobre el conjunto de acciones que no ves, pero que ocurren continuamente en la “trastienda” de la aplicación: la comunicación con el servidor, la lectura o guardado de datos, la reparación de errores, etc. Un perfil técnico como el mío en SEAT, trata de encontrar la forma más efectiva de entregar el vehículo de la manera más eficiente y cómoda posible para el comprador.

El desarrollador Backend no trabaja en solitario. Solemos operar en equipos multidisciplinares (Frontend, Mobile, UX/UI, etc) y nos sincronizamos con todos los perfiles para alcanzar unos resultados óptimos. Comenzamos la jornada con un buen café y una breve reunión de status, llamada Daily, donde localizamos dependencias o bloqueos entre nosotros y resolvemos dudas.

Cada dos semanas, organizamos una sesión Sprint, en la que nos fijamos objetivos con los que nos comprometemos y sobre los que iremos operando, si es posible en parejas, para generar sinergias. Una de las ceremonias más importantes del flujo de trabajo diario es la reunión de Retrospectiva, donde analizamos qué objetivos hemos alcanzado y cómo, cuáles son nuestras debilidades y cómo podemos mejorarlas para encarar el siguiente ciclo de trabajo.

¿En qué consiste vuestro modelo de Supply Chain? ¿Cuál ha sido el punto diferencial del profesional Backend para convertirlo en una realidad?

El Backend permite construir una comunicación segura y eficiente entre los diferentes elementos y fases de cualquier proceso de producción

Nuestro proyecto de Supply Chain cubre todas las competencias digitales, porque tan importante es manejar los datos, como evaluar las predicciones de producción y adelantarnos a los imprevistos (cortes de carreteras, conductores indispuestos, etc), para que la cadena de montaje no se pare y el usuario sepa en cada momento en qué fase se encuentra su vehículo.

Con este proyecto digital queremos automatizar y optimizar todos nuestros procesos, desde que la primera pieza del coche se va a fabricar, hasta que se entrega al comprador. La tecnología de Backend no sólo sirve para producir coches, sino que puede motivar mejoras en cualquier cadena de fabricación.

Sin embargo, en nuestro equipo no solo contamos con programadores y programadoras altamente cualificadas, sino que además, demuestran visión de producto. Estos perfiles no sólo saben programar código; también conocen los detalles, las debilidades, fortalezas y oportunidades sobre lo que están trabajando. Su perspectiva más amplia completa les permite plantear nuevas preguntas al sistema, traducirlas en algoritmos más completos y, en definitiva, en un producto final mejor acabado.

Una programadora Backend, como es mi caso, cuida que la comunicación entre los datos y los elementos “reales” y físicos con los que interactuamos sean rápida. Mi perfil opera en el centro de los sistemas, donde confluyen el resto de tareas, por lo que debo mantener una actitud resiliente para coordinarme con los demás perfiles digitales cuando requieran mis habilidades.

¿Cuáles son los desafíos que presenta el proyecto para vuestro equipo? ¿Por qué son tan importantes los “patrones de diseño” para superarlos?

Gestionar la cadena de suministro, para que todos los elementos funcionen en armonía, es el pan de cada día en sectores como el automovilístico. A nivel tecnológico, uno de los mayores retos en esta área es conseguir aportar valor y mejorar sus resultados realizando una transformación iterativa, es decir, poco a poco, sin romper todas las fases de servicio a la vez. Podríamos compararlo a repostar un avión en pleno vuelo: interrumpir el proceso supondría un desastre. En nuestro caso, costes inasumibles.

Aquí entran en juego los patrones de diseño. Un patrón de diseño es una herramienta, una manera de proceder, ideada para resolver problemas, sobre la marcha, en el desarrollo de software. En nuestro modelo de Supply Chain, con frecuencia usamos uno al que denominamos Anticorruption Layer. Sirve básicamente para ejecutar actualizaciones en servicios desfasados sin que el usuario note la diferencia durante el traspaso. Podemos decir que construimos un muro opaco mientras realizamos la migración, y por detrás vamos conectando las partes nuevas poco a poco. Una vez acabada la renovación, eliminamos el código antiguo y derrumbamos la fachada del Anticorruption Layer.

A partir del conocimiento que estás aprendiendo con este proyecto, ¿cómo ves el futuro del desarrollador Backend en otros sectores?

Como desarrolladora backend, aunque me cambie a otro sector diferente al de la automoción, de base seguiré siendo desarrolladora de un producto final. Y como tal, mi primera misión siempre es entender el producto que tengo entre manos, para plasmar sus peculiaridades en el código. Afortunadamente, los conceptos esenciales del Backend son parecidos en muchos sectores, por lo que, cuantos más proyectos abordas, aunque sean de ámbitos que no tienen nada que ver, más conocimiento acumulas y más conocimiento compartes. Es una especialización digital que se retroalimenta y crecerá con nuestro talento y el de nuestros colegas de profesión.

¿Qué le recomendarías a las personas que están valorando especializarse en Backend?

Ser desarrolladora Backend en un proyecto de Supply Chain como el que lideramos desde SEAT:CODE, o en otro parecido de la misma magnitud, pone a prueba tu talento digital y tu resiliencia a cada segundo. No puedes despistarte, nunca puedes olvidar que tus acciones delante del ordenador impactan directamente en la vida real. En mi caso, en centenares de robots de la planta de producción y en clientes que esperan disfrutar cuanto antes de su vehículo nuevo.

Debes esforzarte para ser veloz en manejar gran cantidad de datos, procesarlos, entregarlos, evaluarlos, y lo más importante: mientras tanto, al mismo tiempo, sincronizarte con los demás perfiles de tu equipo. Cada uno de nosotros es una pieza indispensable dentro de un enorme mecanismo de alta precisión que mejora la vida de las personas. Y, al contrario de lo que pueda parecer a simple vista, trabajar en Backend no es un trabajo mecánico, sino todo lo contrario: te permite liberar tu creatividad al máximo. ¡Crear código es escribir la literatura del futuro!