Computer vision

La visión artificial (computer vision) encabeza la innovación y lidera la apertura de campo apasionante y emergente de tecnologías cognitivas. La visión artificial tiene que ver con la capacidad de los ordenadores para identificar objetos, personas y acciones en imágenes. A partir de algoritmos, podemos extraer información de una imagen y automatizar procesos sin interacción humana. Por ejemplo, la aplicación iPhoto en tu dispositivo Apple o el perfil de Facebook se basa en software de reconocimiento facial para etiquetar fotos. Los algoritmos garantizan la calidad de la información obtenida y cumplen las políticas de privacidad y confidencialidad, así como la normativa.

El procesamiento de imágenes forma parte de una nueva ola de aplicaciones utilizadas en los sistemas de control de accesos, vigilancia y seguridad, los asistentes personales y, tal vez la más destacada, los coches sin conductor.

La visión artificial funciona mediante la integración de herramientas para automatizar procesos industriales, unos procesos que, hasta ahora, no se podían delegar en las máquinas.

Un reto del ecosistema digital


Los sistemas de reconocimiento facial, vigilancia y supervisión permiten un grado más elevado de control y actividad en la automatización de acciones. La evaluación del reconocimiento facial y los estados de ánimo permite una mejor atención al cliente, ya que añade una capa de información a los procesos de atención al cliente.

En el campo de la atención sanitaria, por ejemplo, el diagnóstico por imagen ya es una realidad, mientras que los sistemas automáticos proporcionan una atención de mayor calidad.

 
Tienes que tener la habilidad de estar fuera de la zona de confort y reaccionar al momento