Article  | 

No, la Inteligencia Artificial no te va a quitar el trabajo. Los mitos sobre la IA (I)

SHARE

La Inteligencia Artificial (IA) promete muchas cosas, es cierto, pero se ha convertido en una palabra de moda que con demasiada frecuencia se malinterpreta y se aplica mal. Todo este ruido a su alrededor ha creado una larga lista de mitos y conceptos erróneos. Para ayudar a aclarar el estado actual de la IA, hemos elaborado una lista de los 10 mitos más frecuentes que escuchamos.

 

Uno: La automatización va a acabar con más puestos de trabajo de los que creará.

 

De hecho, los expertos del sector afirman que va a pasar justamente lo contrario: la IA creará más puestos de trabajo que los que eliminará. La adopción de la IA reemplazará principalmente los trabajos repetitivos y de baja cualificación que no requieren creatividad ni empatía humana.

 

Sin embargo, eso no va a significar el fin de la fuerza laboral humana; por el contrario, va a proporcionar una oportunidad para que los trabajos se vuelvan menos serviles y más concienzudos. Hay quien llama a esta nueva escala laboral «supertrabajos».

 

Dos: La IA desplazará por completo a los humanos.

 

Frente a la creencia popular, aunque la IA está perfectamente capacitada para procesar datos complejos y completar tareas de manera eficiente, todavía carece de pensamiento cognitivo y necesita seguir la lógica y los conjuntos de datos que el ser humano ha creado para ella.

 

La mejor estrategia de IA es, por lo tanto, la que utiliza una fuerza laboral aumentada, en la que los empleados del «supertrabajo» trabajarán en estrecha colaboración con la IA para tomar decisiones técnicas e interpretativas de resolución de problemas con el fin de optimizar el proceso.

 

Tres: La IA es solo una forma de reducir costes.

 

Si bien es cierto que algunas organizaciones pueden recurrir a la IA como una forma de reducir costes, hay muchos otros beneficios que puede aportar. Puede ayudar a, entre otras cosas, mejorar la eficiencia, reducir el riesgo, mejorar la satisfacción y retención de los empleados.

 

Cuatro: Una mayor productividad equivale a mayores beneficios y menos empleo.

 

Sin duda, la IA y la automatización impulsarán el crecimiento de la productividad. Pero eso no significa necesariamente que las ganancias solo vayan a parar a los ejecutivos y accionistas. Una mayor productividad se traducirá también en precios más bajos, sueldos más altos, mayor demanda y crecimiento del empleo.

 

Cinco: La inteligencia artificial, el aprendizaje automático y el aprendizaje profundo son la misma cosa.

 

Estas son palabras de moda que a menudo se usan indistintamente. La inteligencia artificial  es un término amplio y general que se utiliza para describir el uso de máquinas para realizar tareas características de la inteligencia humana.

 

El aprendizaje automático es un subsistema de la inteligencia artificial que permite la «inteligencia» al entrenar algoritmos a través de datos.

 

El aprendizaje profundo es un subsistema aún más restringido del aprendizaje automático, basado en el aprendizaje a partir de datos no estructurados, en contraposición a los algoritmos específicos de cada tarea.